El Software para Hospitales #1 en LATAM

November 8, 2019

La diversificación del modelo de atención hospitalaria

Anteriormente se manejaban los hospitales con niveles jerárquicos y  con responsabilidades y competencias definidas. Es decir: en la base de la pirámide estaba el nivel primario con servicios de baja complejidad y alta cobertura, y en la cúspide de la pirámide se encontraba el hospital de alta complejidad y baja cobertura.

En la actualidad se distinguen dos dimensiones para entender la posición que ocupa el hospital en el modelo de atención: el tipo de atención y el nivel de complejidad de la atención. El tipo de atención permite deslindar las prestaciones entre aquellas de carácter ambulatorio y las de carácter intramural. El nivel de complejidad denota la capacidad resolutiva del establecimiento asistencial, que puede sistematizarse en alta, media y baja complejidad.

Tomando como base estas dos dimensiones, podemos encontrar los siguientes tipos de servicios clínicos que se están desarrollando en los últimos años: 

Cirugía ambulatoria-cirugía de día: Este concepto se aplica a cirugías en las cuales se resuelven problemas quirúrgicos menores, y a procedimientos en las cuales el paciente requiere permanecer en el hospital por un de un periodo menor de 24 horas. 

Una de las ventajas de estas cirugías es que los pacientes permanecen poco tiempo lejos de su ambiente familiar y social, sin embargo, hay pacientes en que el permanecer en un hospital es la mejor alternativa, ya sea por las condiciones precarias de sus hogares o porque los costos de los cuidados se traspasan a las familias, lo cual es una desventaja para estos y según la Ley General de Salud en México, todos los pacientes tienen derecho al bienestar físico y mental, por lo que es importante analizar en qué casos esta medida de la no-hospitalización aplica.  

Hospital diurno: esto aplica en atención durante el día del usuario en alguna de las dependencias hospitalarias, como las unidades de diálisis y salas de medicina física y rehabilitación, y el paciente es enviado a casa después del tratamiento, de tal suerte que no ocupa una cama. Esta opción se ha aplicado en hospitales psiquiátricos, logrando así la reinserción social y familiar de personas con discapacidad mental.

Las ventajas de este tipo de atención es que se disminuyen los costos de atención y permite al hospital tener mayor disponibilidad de camas para la atención a pacientes que requieren 24 horas de atención. Por el lado del paciente se puede tener la ventaja de no permanecer tanto tiempo en los hospitales, lo cual es benéfico, ya que se disminuye la probabilidad de infección, sin embargo, puede incurrir en costos de traslado y cuidado en los familiares del paciente. 

Hospitalización domiciliaria y hospitalización de larga estancia: la hospitalización de larga estancia siempre ha estado presente en la atención hospitalaria, pero se ha ido modificando a medida que se han desarrollado tratamientos más eficaces. En los hospitales de larga estancia los servicios son, básicamente, cuidados de enfermería. Los hospitales de larga estancia surgen debido a la necesidad de bajar los costos y a las innovaciones terapéuticas, en estos la atención médica requerida no es de alta complejidad. Por otro lado, se tiene la hospitalización domiciliaria, en donde el paciente es atendido en su casa en condiciones de apoyo médico y tecnológico equivalentes a la atención que recibiría en el hospital. La miniaturización y las innovaciones tecnológicas que favorecen el traslado de equipos es uno de los elementos que más ha impulsado el desarrollo de esta modalidad. 

La desventaja de este sistema es el alto costo que puede implicar para el paciente y sus familiares, por lo que se ha desarrollado más en países de alto ingreso y se ve la poca aplicación de este en países subdesarrollados o el sector. 

Con estos tres ejemplos podemos ver el cambio que ha estado teniendo la atención hospitalaria y hacia dónde puede proyectarse a futuro. Es importante tomar esto en cuenta en cada institución de salud para prepararse de acuerdo a los profesionales médicos, pacientes y sus necesidades.